¿De dónde son las fotos de la portada y la cabecera?

Cuando empecé este blog hace sólo unos días, el primer tema del que intenté hablar fue el de la evangelización. O, mejor dicho, la “i-evangelización”. Lo fácil y evidente era utilizar como imagen la barca (el logotipo del Año de la Fe) y el hecho de navegar (por internet). Y, como no se me da muy bien esto de escribir, pues eso, utilicé lo fácil.

Desde hace unos años suelo pasar mi mes de verano en la frontera de República Dominicana y Haití, en la costa sur, en un pueblecito llamado Pedernales. El año pasado fue imposible por la JMJ, y este verano necesitaba descansar, así que tampoco he podido ir.

Esta misión se organiza desde la parroquia San Germán, en la que estuve un tiempo de pastoral como seminarista. Movida por jóvenes y para jóvenes, e iniciada y cuidada por sus sacerdotes, su objetivo era sencillo: ayudar a reavivar la fe en la parroquia de Pedernales (y toooodos los pueblitos que le pertenecen). Se trataba de estar allí apenas un mes, yendo de casa en casa, invitando y organizando actividades como la catequesis, teatro, celebraciones, conciertos, excursiones, campamento… Y, también, colaborando para la construcción de un Centro Nutricional.

Es una experiencia preciosa e impactante entrar en contacto con este “otro mundo”, dejar todo atrás aunque sea sólo por unos días, y volcarte en la entrega por el anuncio del Evangelio.

Pero yo iba a hablar de la imagen de cabecera de este blog. En 2010 sobrevino en la zona un gran terremoto y por eso, a los objetivos de la misión, se han sumado los de la ayuda a Haití. No voy a ser exhaustivo, en este pase de diapositivas tenéis todos los detalles.

Ese verano de 2010 nos aventuramos a viajar a Haití, moviendo contactos con el padre Antonio, que es quien está trabajando de verdad en Pedernales, todo el año. El plan era ir a la ciudad de Jacqmel, que está a poco más de 100 km. a vuelo de pájaro. Pero Haití es un país peligroso y, si ya era difícil antes del terremoto ir por sus carreteras, ahora lo era más. Opción carretera descartada. El medio sería una barca. O dos, porque una se quedaba pequeña.

Fue una locura ese viajecito: recorrer una distancia relativamente pequeña, por un mar (gracias a Dios) en calma, pero con un motorcillo que nos hacía avanzar a sólo 20 kilómetros por hora y a pleno sol tropical. Tardamos toda la mañana y llegamos como si nos hubieran dado una paliza.

La evangelización a veces es así. Confías en tus planes y  fuerzas, te haces ilusiones e imaginas cómo será todo de fácil y bonito, pero luego, cuando llevas cuatro horas en una barca, con el ruido del motor retumbando en tu cabeza, te das cuenta de que lo que sigues son los planes del Señor, no los tuyos.Y te da por imaginar las penurias de san Francisco Javier en sus viajes a la otra punta de Asia.

La barca en la que viajamos de Pedernales (R.Dominicana) a Jacmel (Haití) en la Misión de 2010 de la Parroquia San Germán, de Madrid.

Cruzar un mar en calma puede ser como cruzar el desierto. Sea el Mar Caribe, o sea el océano virtual de internet.

En la barca íbamos con nuestra guitarra y biblia, cantando y rezando de vez en cuando. Y estábamos más en comunidad que nunca (no había escapatoria, jaja). Pero el desierto es el desierto. Lo que cambia es cómo y con quién lo cruzo. ¿Quién se atrevería a cruzar el desierto sin una cantimplora y una sombrilla? Un loco.

Yo iba bien acompañado y pertrechado. Cruzaba el mar en la barca de la Iglesia. Pero eso no hizo que desaparecieran calor, ruido, estrechez, mareo, sed… Las circunstantias no cambian, cambia el modo de vivirlas. Toda esta situación se me quedó grabada como imagen de la Iglesia en Misión, por eso, al inaugurar este blog “por culpa” de iMisión y el hastag #iEvangelizar , recurrí a ella. A veces tenemos muchos ánimos, pero nos encontramos con un muro o un desierto. ¿Echarse para atrás? Nunca. Súbete a la barca y navega.

Os dejo aquí los tres álbumes de fotos de la Misión que, de momento, he subido. Por si os apetece echar un ojo:

– Misión San Germán en Dominicana 2008
– Misión San Germán en Dominicana 2009
– Misión San Germán en Dominicana 2010

Animando a los refugiados en un campamento de Jacmel (Haití)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s