¿Sabes qué es iMisión? Así la conocí.

Hoy voy a hacer publicidad para mis pocos lectores, de algo que ya casi todos conocéis, pero seguro que hay algún despistado: iMisión, una reciente iniciativa para evangelizar en la web.  Pero, vamos, no os preocupéis, que no sólo quiero hacer publicidad, sino también contaros mis impresiones, que para eso es un blog, ¿no?

Según tengo entendido la cosa surgió del twiálogo entre @smdani (Daniel Pajuelo, religioso marianista, ingeniero informático) y @xiskya (Xiskya Valladares, religiosa de Pureza de María, filóloga y periodista). Llevaban ya su tiempo en las redes, y tenían la inquietud de hacer algo más que intercambiar mensajes e información. Había que Evangelizar.

El Señor dejó dicho «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16, 15).  iMisión nace de la certeza de que internet es parte de ese “mundo entero”, que detrás de los perfiles hay personas, reales, sedientas de Dios. Por esa misma certeza empecé yo también a echar las redes en el ciberespacio, y por eso me uní al proyecto de iMisión. Pero… ¿cómo he llegado hasta ahí? Os contaré el proceso que he vivido hasta conocer a los iMisioneros.

  En la labor pastoral es esencial estar bien comunicado, sobre todo para alguien como yo que no es muy extrovertido. Aunque esto tiene un peligro: estar excesivamente comunicado. A veces me pasa que los círculos de contactos son tan grandes que, al final, pierdo el contacto con muchos de ellos. No es lo mismo cuidar a 12 personas que a 120. Pero es que, tal vez, internet no sea más que el inicio de un contacto más personal. En el ciberespacio uno sólo siembra, para ver frutos o cuidar la planta, se hace imprescindible el encuentro personal.

Bueno, el caso es que a la dirección de email que tenía desde hacía años (¿quién no se hizo una cuenta en hotmail durante el instituto?), sumé una de gmail por la cantidad de “extras” útiles que me ofrecía y,  en torno a mi ordenación sacerdotal (en 2008)  empecé a utilizar las “googlerramientas” para la pastoral.

Primero empecé a utilizar googledocs (ahora renovado como  googledrive) para organizar más fácilmente las inscripciones a convivencias y actividades de jóvenes en la parroquia. Configurando un sencillo formulario, tenía luego una lista de asistentes muy útil. Poco después, además, con los catequistas y coordinadores, empezamos a trabajar documentos online para no tener que hacer tantas reuniones. Muy útil poder trabajar un documento con varias personas a la vez y, al mismo tiempo, “chatear” con ellas.

– Enseguida, claro, hice una cuenta en gmail para los “Jóvenes de Cristo Sacerdote”, y desde ahí empecé a explorar y utilizar más recursos. Hice una página muy “sencillota” pero muy funcional en googlesites y empecé a utilizar también gooclecalendar. Así, ya disponíamos de una web y un calendario de los jóvenes de la parroquia y otra web para la Catequesis de Iniciación Cristiana Pero ahí no se quedó la cosa, aún no había exprimido mucho a google, aún quedaban las fotos y los vídeos. Prácticamente al tiempo que la web y el calendario, hice un perfil para los jóvenes parroquianos en Picasa para compartir las fotos de las actividades entre nosotros y el mundo, y también una cuenta en Youtube (que en ese momento aún no era de Google) con los vídeos que íbamos haciendo. Hace mucho tiempo que no subimos un vídeo, por cierto.

– Pero la cosa se quedaba un pelín corta debido al crecimiento exponencial de las Redes Sociales. En internet acabas de hacer una cosa y ya ha salido otra nueva y mejor. Ya no te puedes conformar con una simple web, ahora hay que abrirse al mundo por medio de una “red social”. Así que también me puse a ello. Para aprender cómo eran de útiles y cómo funcionaban las redes sociales, me hice cuenta personal en tuenti y facebook. En tuenti duré dos telediarios. Demasiado adolescente. Sin embargo, facebook, me gustó más y ahí sigo. Lo utilizo poco -como todo- porque tengo poco tiempo, pero lo veo útil.  Y cuando algo me parece útil para la evangelización, enseguida lo “exporto” a la parroquia, por eso, poco después, hice la página de los Jóvenes de Cristo Sacerdote en facebook y otra en tuenti que, al igual que la cuenta personal, acabó desapareciendo.

Y el último paso que di fue aparecer por twitter como @PaterAbraham, y luego, vistas sus grandes posibilidades, crear un perfil para los jóvenes de la parroquia: @JovenesXtoSacer. En tweetland conocí a Xiskya y presencié el nacimiento de iMisión en septiembre de 2012.

Yo no tuve nada que ver, no os confundáis, pero me gusta haber sido testigo de cómo nació iMisión  y formar parte de esa red de iMisioneros cuyo objetivo es evangelizar. Aunque, la verdad sea dicha, no soy un buen iMisionero, porque apenas tengo tiempo para ello y me faltan dones. Ahora bien, en lo poco que pueda, en lo poco que esté, quiero hablar de Cristo y de su obra en mí y a través de mí. Ante todo, soy sacerdote en la vida real, no en la virtual. Pero en la virtual no dejo de ser sacerdote.

Al comenzar mi andadura en iMisión me contagiaron las ganas por hacerme más presente en la red, así que el último paso que he dado ha sido crear este blog en el que, aunque sea muy de vez en cuando, intento ir escribiendo algo de lo que vivo para dar testimonio del Señor. No sé dónde leí que internet es “el sexto continente” así que es un buen medio para “ir y predicar el evangelio a toda la creación”.

    El objetivo de iMisión es ir creando una red de católicos para conocerse, formarse, apoyarse, y anunciar el Evangelio. Un día de estos se pretende incluso hacer un Congreso de iMisioneros. Y hasta ahora la cosa va genial. Han formado un gran equipo coordinador de laicos, religiosos y sacerdotes, y ya tienen un montón de seguidores. En twitter @imision20 tiene ya más de 2500, y en facebook más de 1600.

Ahora, tres meses después de su nacimiento, parece que iMisión lleva existiendo toda la vida. No han parado de proponer cosas. Han puesto en marcha un montón de iniciativas para ir tejiendo esa deseada red imisionera. Os las dejo aquí para que también os pique el gusanillo y también os hagáis imisioneros:

#iMision: En el nacimiento de iMisión la primera propuesta fue añadir esta etiqueta al tu nombre en twitter. Identificarse, que se sepa que eres católico y evangelizador en la red. Y, además se nos invita a utilizar ese mismo hastag, #iMisionen los tweets que hablen de proyectos de evangelización en internet.

#iEvangelizar: Con la apertura del Año de la Fe, se nos invitó a reflexionar sobre el tema “La Nueva Evangelización en Internet”, utilizando el hastag #iEvangelizar en posts tweets. Esta iniciativa fue la que me animó a abrir este blog con el tema “Año de la fe: iEvangelización“.

#iAlforjas: Y este último hastag fue para invitarnos a compartir cómo utilizábamos las herramientas que nos ofrece internet para Evangelizar. Y también sirvió para una de las “quedadas twiteras” que se han ido organizando. Yo ahora me sumo, tarde y mal, como siempre, compartiendo cómo he ido utilizando internet para hacer presente  a Cristo y su Iglesia.

#iDecalogo: La penúltima iniciativa fue la de crear un “decálogo” para la Evangelización en Internet. Se hizo con las propuestas de los iMisioneros a través de twitter, y aquí os dejo el resultado en forma de enunciados. Para verlo completo y descargarlo, visita esta página de iMision. Ahora se nos invita a ir comentando cada artículo con la etiqueta #iDecalogo. ¿Te animas? Yo, a ver si un día de estos me pongo.

1. En el origen, Cristo.
2. Internet, un “lugar”, no un medio.
3. La clave, el testimonio.
4. Nuestra fuerza, la Gracia.
5. Somos pueblo, comunidad.
6. En todo, caridad.
7. Abiertos, para todos.
8. Buscamos dar fruto, no tener éxito.
9. Por lo virtual, a lo presencial.
10. Siempre discípulos, siempre aprendiendo.

#iEncuentro: Y éste es el último hastag propuesto, si no me equivoco. Se nos invitaba (y sigue invitando) a pasar “de lo virtual a lo presencial”, es decir, a no sólo leernos por twitter, sino a vernos las caras. El #iEncuentro en Madrid tuvo lugar la semana pasada y, por lo visto, fue una pasada. No pude asistir porque la gripe me lo ha impedido (aún arrastro una tos y afonía persistentes). La próxima vez, será, espero.

En definitiva, que las redes pueden hacer mucho bien, bien utilizadas. No tengamos miedo a hacer presente a Cristo en la red, que hasta el Papa está presente en twitter (@pontifex_es) y, como alguien ya alguien ha dicho, el Evangelio es perfectamente adaptable a la red porque está escrito a modo de pequeños versículos, o sea, tweets.

¿Te quieres hacer iMisionero? Pincha aquí

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Eduardo D dice:

    totalmente de acuerdio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s