Sabía que el Papa Francisco era bueno, pero…

Hace unos días me llegó por facebook el enlace a un artículo titulado “Sabía que el Papa Francisco era bueno, pero después de ver lo que hizo en 2013, he flipado“. Lo he leído y yo sí que he flipado. Increíble que compartamos  enseguida cosas como estas, validando su contenido y dando a entender que “este Papa sí que mola, no como los otros”. Así que me he decidido a comentar cada uno de los 19 puntos que aparecen en ese artículo, para puntualizar e intentar iluminarlos con la verdad (y la ortografía, que hay que ver qué mal escrito está).

Últimamente conviene sospechar de todo lo que circula en internet sobre el Papa, sobre todo si no viene de una “página oficial”. ¿A nadie le ha parecido raro que esto esté en una web que se llama “circoviral”? No hace falta leer muy detenidamente el “artículo” para darse cuenta de que estamos ante un texto burdo creado para generar tráfico web. No cita ninguna fuente, ni da ningún detalle, está muy mal escrito, sólo da titulares y luego añade vaguedades no del todo ciertas.

El procedimiento es el habitual de este tipo de textos: se seleccionan algunas palabras, se sacan de su contexto, se cambian convenientemente algunas expresiones, y se decoran con un poco de populismo. Así, los hechos reales quedan camuflados y nos pintan a un papa guay que está modernizando la iglesia a base de cambiar doctrinas y protagonizar escenas dignas de un superhéroe. 

Desde, luego, no voy a quitar mérito a este Papa que, con su personalidad y sus gestos, sorprende gratamente a todo el mundo. Cada Papa es una novedad en sus gestos y maneras de expresarse, y en cada Papa el Espíritu Santo derrama los dones necesarios y fortalece sus talentos para bien de la Iglesia. El Papa podrá ser novedoso en los gestos respecto a Benedicto XVI (no respecto a Juan Pablo II), pero, afortunadamente, es más de lo mismo: un católico fiel. Cambian las formas, pero no el fondo. La enseñanza de la Iglesia es y será siempre la misma: el Evangelio inalterado.

Esto de empeñarse en decir que este Papa es revolucionario, que lo cambiará (o está cambiando) todo e inaugurando una especie de primavera eclesial, y que está acabando con el insufrible invierno que hemos estado viviendo hasta ahora, es una total atrevimiento, además de una falsedad.

En fin, no me extiendo mucho más, porque sé que este artículo va a salir largo. Paso a intentar decir unas palabras de cada una de las afirmaciones del mencionado artículo:

1. “Denunció el gasto frívolo dentro de la propia Iglesia: Manifestó su desacuerdo en que las vestiduras de los obispos costaran una media de 17000 Euros y destituyó a un cardenal alemán que había gastado 3 millones de Euros en la remodelación de su estancia

Mezclan tres cosas distintas. La primera frase supongo que está inspirada en el discurso improvisado que el Papa pronunció en Asís (octubre de 2013). Fueron unas palabras que resonaron especialmente fuertes porque se dijeron en la Sala della Spoliazione, el lugar donde san Francisco se despojó de sus vestiduras para abrazar a la “dama pobreza” por Cristo. Pero el Papa lo que hizo fue invitar a toda la Iglesia a despojarse de la mundanidad, como Cristo, que “se despojó y se hizo esclavo” (Flp2, 6-11). Además, recordó que “toda la Iglesia” es “toda”, desde el primer bautizado hasta el último:

«En estos últimos días los periódicos se preguntaban sobre lo que habría dicho en esa sala: “¡El Papa irá allí a despojar a la Iglesia! ¡Quitará las vestiduras a los obispos, a los cardenales; se las quitará él mismo! […] Esta- ha observado- es una buena ocasión para invitar a la Iglesia a despojarse. Pero la Iglesia somos todos,¡todos!. Desde el primer bautizado, todos somos Iglesia. Y todos tenemos que seguir el camino de Jesús, que se despojó a sí mismo. Se hizo siervo, servidor; quiso humillarse hasta la cruz. Y si nosotros queremos ser cristianos, no hay otro camino. […] Es ridículo que un cristiano, un cristiano verdadero, un cura, una monja, un obispo, un cardenal, un papa, quiera recorrer el camino de la mundanidad; es una actitud homicida. La mundanidad espiritual mata. ¡Mata el alma! ¡Mata a las personas! ¡Mata a la Iglesia!» (en este enlace tenéis el discurso completo)

En cuanto a la crítica del Papa a las caras vestiduras de los obispos, no es mas que un invento del que no hay ni rastro, o tal vez una burda manipulación de las primeras frases del discurso. Sea como fuere, está basado en información falsa. La vestimenta oficial de una cardenal suele costar entre 2.000 y 4.000€ (depende de las calidades). Desde luego, sigue siendo una buena cantidad de dinero, pero muy muy lejos de los 17.000€ que afirma el artículo. Sí, es cierto que son vestiduras algo caras, pues son hechas a mano y de materiales más o menos “nobles” (aunque no son de oro como muchos pretenden) pero no son una moda, ni una simple vestidura externa, ni un capricho, ni un lujo personal. Son todo un signo de su misión e identidad, y símbolo de lo que representan. Pero en esto no entraré por no extenderme.

Y, en la tercera afirmación que han metido en este cajón de sastre de los dineros,  vuelven a “equivocarse”, pero esta vez a la baja. Se refiere al tristemente famoso obispo de Limburgo (Alemania), que se gastó ¡40 millones de euros! en una reforma que en principio costaba 5’5. Y no era la reforma de “su estancia”, sino de todo un palacio episcopal.  Aunque no se han confirmado las cifras oficialmente desde el Vaticano, sí se ha confirmado la situación irregular en que ha incurrido este obispo y, por eso, fue apartado de su ministerio en octubre de 2013, siendo nombrado un nuevo obispo (leer aquí el comunicado oficial)

2. “Invitó a este chico con síndrome de Down a hacer una vuelta con el papamóvil:
Durante una ruta con el papamóvil por la plaza de san Pablo, el Papa invitó a Alberto di Tulli. Sus padres y él mismo quedaron sorprendidos por la espontaniedad y alegría del pontífice”

Efectivamente, este episodio, sucedió en junio de 2013: “El Papa lo vio, lo abrazó. Luego Alberto señaló al automóvil, ¡así que él lo invitó a subir!”, relató emocionado el padre del joven, Celestino di Tullio en declaraciones a la prensa italiana. Pero, en fin, queda manifiesta la desinformación del que escribe el dichoso articulito, que parece tener mucho interés en exagerar las cosas. El episodio sucede con el papamóvil parado y en un lateral de la plaza de san Pedro, ni da una vuelta, ni es en la inexistente plaza de san Pablo. Aquí puedes ver el vídeo.

3. “Abrazó y besó a Vinicio Riva que posee una estraña enfermedad genética: el Papa Francisco recibió a Vinicio Riva, un hombre aquejado de una enfermedad genética. Luchando dolores agonizantes a diario, el acto del Papa restauró la fe de un hombre que decía que normalmente era víctima de burlas en público.

Para este punto, el texto está truncado, prueba de que es un copy&paste. No sé de dónde será el artículo original, no le he dedicado mucho tiempo y sólo me he podido remontar a un texto publicado por las “Red Mundial de Comunidades Eclesiales de Base”. Si éstos son los autores, entonces la intencionalidad queda clara. De ahí he cogido las líneas que faltan en el artículo que me pasaron por facebook.

Efectivamente, en noviembre de 2013, el papa recibió a Vinicio Riva, un hombre de 53 años aquejado de neurofibromatosis. En una entrevista posterior, cuenta Vinicio que  «primero le besé la mano, mientras él con la otra me acariciaba la cabeza y las heridas. Luego me acercó y me abrazó fuerte, me dio un beso en el rostro. Mi cabeza estaba contra su pecho y sus brazos me acogían. Me abrazó fuerte, fuerte.» (aquí tienes el artículo que nos transmite la noticia y añade enlaces para conocer mejor a Vinicio).

La cosa está en que se presenta este gesto como algo raro y único, cuando es algo habitual en la Iglesia Católica, que vive entregada al necesitado y al enfermo. Vinicio, por ejemplo, va cada año a Lourdes con la UNITALSI, y ha sido siempre cuidado con mimo en hospitales católicos. Es verdad que no es habitual ver a un Papa hacer estas cosas, y que la foto es impactante y sorprendente, pero basta con buscar en imágenes de google para encontrar cientos de imágenes de, por ejemplo, Benedicto XVI y Juan Pablo II abrazando enfermos. No debemos dejarnos engañar por quienes quieren hacernos pensar que esto es algo extraño en la Iglesia y, menos aún, por quienes quieren presentar a este Papa como “bueno” para dejar claro que los otros eran “malos”.

4. “Denunció cómo se enjuiciaba a los homosexuales: El Papa Francisco ha dejado claro que la Iglesia no es nadie para interferir espiritualmente en las vidas de los homosexuales y las lesbianas. Esto llevó a “The Advocate”, una famosa revista gay, a hacerle personaje del año”

El Papa no ha hecho esto. Primero porque la Iglesia no enjuicia a los homosexuales sino a la homosexualidad y, segundo, porque sus palabras exactas fueron:

«Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo? El catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy bella esto. Dice que no se deben marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby.»

Estas palabras son parte de la respuesta que el Papa Francisco dio a uno de los periodistas en el viaje de regreso de la JMJRío  que le preguntaba sobre la existencia de un lobby gay en el Vaticano. (ver aquí entrevista completa, la del lobby gay está al final).

El Papa, como él mismo explica, no está diciendo nada nuevo, sino lo mismo que pone en el Catecismo de la Iglesia Católica (N.2357-2359). Evidentemente, los que se empeñan en querer presentar al Papa como alguien que cambia el Evangelio y el Magisterio, no se lo han leído. Entre otras cosas dice que los “[hombres y mujeres que presentan tendencias homosexuales] deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida…”

La homosexualidad es una inclinación objetivamente desordenada: es contraria a la ley natural, cierra el acto sexual al don de la vida, y no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. Pero en la Iglesia, todo aquel que tiene buena voluntad y busca al Señor, es acogido con cariño y misericordia. No hay condiciones para el amor de Dios. Pero, ojo, Dios es exigente, y exige conversión.

El Papa, en la última entrevista en el Corriere della Serarecordó claramente:

«El matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los Estados laicos quieren justificar la unión civil [matrimonio homosexual] para regular diversas situaciones de convivencia, impulsados por la necesidad de regular aspectos económicos entre las personas»

5. “Hizo una de las Misas más importantes del año en la capilla de esta cárcel y besó los pies de los presos (que eran menores): En marzo, el papa realizó una de la misas más importantes del año en este lugar en vez de en el Vaticano. Durante la celebración religiosa el Papa lavó y besó los pies de 12 presos para conmemorar el gesto de humildad que hizo Jesús con sus apóstoles el día antes de su crucificción. Durante la celebración, rompió todavía más los esquemas lavando los pies de Mujeres y Musulmanes.”

De nuevo, se ve que quien escribe no tiene mucha idea, pero bueno. El Papa celebró la Eucaristía (no “hizo la misa”) del Jueves Santo de 2013 en la  cárcel de menores Casal de Marmo, e hizo el mismo gesto que hacen todos los sacerdotes del mundo en la celebración de este día: el rito del lavatorio de los pies, en recuerdo del gesto que hizo Jesús durante la Última Cena.

Bueno, a decir verdad, no tienen por qué hacerlo todos los sacerdotes del mundo porque, en realidad, se trata de un rito voluntario y puede omitirse. Se trata de un gesto introducido en el siglo VII (Concilio de Toledo) que fue generalizándose muy rápido por la riqueza de su significado. Pero no es un rito sacramental, cerrado y fijo: pueden “lavarse los pies” a cualquier tipo de persona (niños, jóvenes, mayores, ancianos, hombres, mujeres… ¡e incluso a personas que profesen otra religión!). Pero, eso sí, como se está haciendo memoria del gesto de Jesús, el significado es visualmente más claro cuando el sacerdote lava los pies a doce hombres, por eso esto último es lo recomendado.

En su primer Jueves Santo como Papa, quiso lavar los pies a 12 jóvenes (10 varones y dos mujeres) entre los que había católicos, musulmanes, ortodoxos y ateos de África, Europa del Este, Italia y Ecuador, representando sexos, religiones y continentes. El ministerio del Papa es universal, el Evangelio es universal, la entrega de Jesucristo y la Salvación es para todos. El Papa no se inventó nada ni rompió esquemas al respecto, pues la liturgia así lo permite: el lavatorio de los pies no es ningún sacramento.

Donde sí rompió esquemas fue en el hecho de no celebrar la Misa de la Cena del Señor en la Basílica de san Pedro, como sería lógico, pues es como si fuera “su parroquia”. Pero el ministerio del Papa es universal, por eso quiso salir fuera y lavar los pies a un grupo representativo de esta universalidad (tal y como explica el capellán de la cárcel y se puede leer en este artículo). Sí fue una novedad cambiar el Vaticano por una cárcel de menores , pero no fue novedad el lavar los pies, ni hacerlo con un grupo tan heterogéneo. Todo cosas, por cierto, que ya hacía en Argentina.

6. “Se pronunció a favor de la protección de la Selva Amazónica y contra la explotación de las multinacionales: Cuando visitó Brasil se dedicó a visitar a los pobladores locales del Amazonas y apoyó su causa frente a los que explotan sus tierras y recursos. En sus discursos animó a cuidar este bello jardín de la humanidad.”

Hombre, dicho así, parece que el Papa se dedicó a pasear por la selva amazónica, cosa que no hizo. En realidad, habló sobre el respeto a la Creación (ecología) en su discurso a los obispos brasileños durante la JMJRío (leer completo aquí, el párrafo que trata el tema está al final), mientras que los autores del artículo que estoy criticando ilustran el gracioso texto con una foto del Papa con los indígenas a los que saludó al final de su encuentro con las personalidades políticas y culturales de Brasil. Las palabras del Papa fueron:

«Quisiera invitar a todos a reflexionar sobre lo que Aparecida (Conferencia general del Episcopado latinoamericano y del caribe, celebrado en la localidad/santuario del mismo nombre) dijo sobre la Amazonia, y también el vigoroso llamamiento al respeto y la custodia de toda la creación, que Dios ha confiado al hombre, no para explotarla salvajemente, sino para que la convierta en un jardín.»

Sería toda una novedad si no fuera porque es lo mismo que los últimos Papas han dicho en numerosísimas ocasiones, y un tema recurrente en la Doctrina Social de la Iglesia (pregunten a san google). Recuerdo que no pretendo quitar valor a las palabras del Papa, tan importantes y necesarias, sino recordar que no hay ninguna revolución doctrinal y que el Papa Francisco no se está inventando nada, sino comunicando con formas nuevas lo mismo que se ha dicho siempre.

7. “Llamó y consoló personalmente a una mujer que fue violada: Una mujer de 44 años que fue violada le escribió una carta y el Papa la llamó personalmente para ayudarla.”

Son muchas las llamadas del Papa que han trascendido a los medios de comunicación. Esta llamada -como otras- parecen ser ciertas, y ya las hacía Papa antes de ser Papa. Pero tienen una consecuencia negativa: la proliferación de llamadas falsas y de bromas. Hay que tener cuidado.

El estilo directo, y la personalidad de este Papa sorprenden, y es de agradecer que sorprenda para bien. Pero es que cada Papa tiene su personalidad y su modo de hacer las cosas: cuando el Señor te llama no te hace un lavado de cerebro. Yo, por ejemplo, sigo siendo igual de antipático y mediocre en muchas cosas, por ser llamado al sacerdocio no me he convertido en una persona maja y extrovertida, rubio y de ojos azules. La gracia está en la Gracia, en que el Señor, con su Gracia, actúa a través de mí, de mi mediocridad, de mi personalidad, de mis aciertos y mis errores.

No caigamos, por favor, en el cliché de decir que este papa es muy simpático y los otros eran unos antipáticos. El Papa Francisco, simplemente, está siendo quien es, haciendo lo que ya hacía, pero revestido de una nueva Gracia y ejerciendo un nuevo ministerio. Ojalá muchos supiéramos, o aprendiéramos, a hacer cosas que él hace con maestría, pero cada uno tiene sus talentos y su Gracia.

Así lo explica el mismo Papa Francisco en la entrevista que concedió al Corriere della Sera el pasado 4 de marzo:  

–Santo Padre, usted cada tanto llama por teléfono a los que le piden ayuda. ¿algunas veces no le creen que sea usted?
Sí, ya me ha pasado. Cuando uno llama es porque tiene ganas de hablar, una pregunta que hacer, un consejo que pedir. Cuando era cura en Buenos Aires, era más fácil. Y a mí me quedó esa costumbre. Es un servicio. Me sale así. Pero es cierto que ahora no es tan fácil hacerlo, dada la cantidad de gente que me escribe.
–¿Hay alguno de esos contactos que recuerde con particular afecto?
Una señora viuda de 80 años que había perdido a su hijo. Me escribió. Y ahora le pego una llamadita una vez por mes. Ella está feliz, y yo hago de cura. Me gusta.

8. “Se escapa de noche del Vaticano para ayudar a los más desamparados: Hace poco ha salido a luz que el Papa, vestido de cura normal y corriente, se escapa del Vaticano para ayudar a los sin techo.”

Totalmente falso. Es un tema copiado de la película “Las Sandalias del Pescador”  para aplicarlo fantasiosamente al Santo Padre.  El mismo Papa responde a esta cuestión en la misma entrevista que antes citaba:

– Usted dijo que la “franciscomanía” no duraría mucho. ¿Hay algo de su imagen pública que no le guste?
Me gusta estar entre la gente, junto a los que sufren, y andar por las parroquias. No me gustan las interpretaciones ideológicas, una cierta mitología del papa Francisco. Cuando se dice, por ejemplo, que salgo de noche del Vaticano para ir a darles de comer a los mendigos de Via Ottaviano… Jamás se me ocurriría. Sigmund Freud decía, si no me equivoco, que en toda idealización hay una agresión. Pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo. El Papa es un hombre que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos como todos. Es una persona normal.

9. “Subastó su moto para beneficiar a los sin techo: En octubre, subastó su Harley y donó el dinero para montar un comedor social en Roma.”

Este punto sí es cierto pero, por supuesto, sólo a medias. El arte de este tipo de artículos está en mezclar verdades, medias verdades y mentiras, de modo que todo aparente ser verdad.

Lo cierto es que el Papa no tenía moto, pero la compañía Harley-Davidson, en su 110º aniversario, regaló una al Papa en junio de 2013. La verdad es que la campaña publicitaria les salió redonda. Se habló de la moto del Papa por todas partes ¿se lo imaginan subido a la Harley o subastándola?

Al Papa todo el mundo le regala un cosas, y prácticamente ninguna es para él, sino para lo que representa (la Iglesia). Por eso todo lo que recibe en campañas de marketing como esta de Harley, o en los intercambios protocolarios de presentes, pasa a ser de la Iglesia. Unas cosas se venden, otras se guardan, y otras se exponen en museos, depende, sobre todo, de la voluntad del donante. Por eso el Vaticano tiene tantas “cosas”. Hay cosas vendibles y cosas imposibles de “colocar”. Muchos insisten machaconamente en que el Papa venda el Vaticano S.A. y dé así de comer a los pobres, como si el Vaticano fuera el cofre en el que se guardan las riquezas del mundo y como si fuera el culpable del hambre y la pobreza. Pero, en el hipotético caso de que consiguiera vender algo de lo que tiene “para dar de comer a los pobres”, en dos días tendría que vender algo más, y dos días después algo más, y así sucesivamente. El dinero dura lo que dura (recomendadísimo este artículo sobre “Los pendientes de la Virgen de Valdetaludes” que con acierto y humor habla del tema) y, además, hay cosas que no deben ni pueden venderse. Es mucho más útil cobrar una entrada, por ejemplo.

La moto en cuestión, una Harley-Davidson de 2012 firmada por el Papa en el depósito, fue subastada el pasado febrero de 2014 en París, alcanzando la cifra de 210.000€. También se subastó una cazadora de cuero, firmada también por el Papa, por 50.000€. El dinero obtenido fue destinado a Cáritas Roma, es decir, a la Iglesia. A los del artículo se les olvidó decir que el Papa no ha invitado a los pobres a un restaurante con el dinero que ha sacado al vender “su” moto, sino que es un dinero que ha dado a la Iglesia (Cáritas Roma) para restaurar el albergue  Don Luigi di Liegro que, desde hace treinta años, ayuda cada día a unas mil personas sin hogar que acuden en busca de comida y cobijo. Esos más de doscientos mil euros darán para lo que darán, luego el Papa tendrá que subastar otra de “sus” motos.

10. “Dejó claro que los ateos pueden ser grandes personas: A principios de 2013, el Papa Francisco rompió esquemas diciendo que la percepción de la Iglesia respecto a que los ateos eran malas personas era errónea. Dijo “Los ateos son buenas personas simplemente por el hecho de que hagan el bien”. El presidente de Urugay (un ateo empedernido) comparó al Papa como un vecino entrañable.”

Vaya, menudo descubrimiento. ¿Alguien me puede decir cuándo ha dicho la Iglesia que los ateos son malas personas? ¿alguien puede citar algún texto en que se diga que un ateo no puede hacer el bien? ¿El Papa Francisco ha roto esquemas? Hay quien todavía piensa que la Iglesia dice que los ateos son malas personas. Puff. Ni siquiera ser cristiano consiste en ser buena persona, sino en reconocer a Cristo y dejarse hacer por él para ser santo.

Ser santo no consiste en ser buena persona, sino en imitar heróicamente a Cristo. El mundo está lleno de buenas personas que no son creyentes e incluso, en muchas ocasiones, son mejores personas que los creyentes. Ojalá todos los cristianos fuéramos mejores.

Ahora bien, decir que el Papa ha roto esquemas al decir que hay ateos buenos es un alarde de imaginación impresionante. A parte de ser algo evidente (los ateos son buenos si hacen el bien, cualquier persona es buena si hace el bien), resulta que yo no he sido capaz de encontrar estas palabras en ninguna parte. Lo más parecido que he leído ha sido la homilía que pronunció en su ya habitual misa en Santa Marta el 22 de mayo de 2013:

«El Señor nos ha redimido a todos con la sangre de Cristo: ¡a todos, no solo a los católicos, sino a todos! ‘¿Padre y a los ateos?’ También a ellos. ¡Y esta sangre nos hace hijos de Dios de primera categoría! Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios y la sangre de Cristo nos ha redimido a todos. Y todos nosotros tenemos el deber de hacer el bien.
Y este mandamiento de hacer el bien a todos creo que es un bello camino hacia la paz. Si nosotros, cada uno hace su parte, hacemos el bien a los otros, nos encontraremos allí, haciendo el bien y haremos lentamente y poco a poco, esa cultura del encuentro de la que tenemos tanta necesidad. ‘¡Pero no creo porque soy ateo!’ Pero haz el bien: nos encontramos allí.’ Hacer el bien no es cuestión de fe, es un deber, es un carné de identidad que nuestro Padre ha dado a todos porque nos ha hecho a su imagen y semejanza. Y Él hace el bien siempre.»

11. “Condenó al sistema financiero: En Mayo, el Papa Francisco condenó al sistema financiero por la separación de clases y la conversión de la persona humana en una máquina de consumo. El Papa tiene claro que el dinero está para servirnos y no para gobernarnos.”

En la audiencia general del 5 de junio de 2013, el Papa aprovechó que la ONU había convocado una Jornada Mundial del Medio Ambiente para hablar de la Creación, recordando ante más de 80.000 personas, que el ser humano es su custodio y administrador. Es en ese momento cuando aprovechó para explicar que “medio ambiente” no se refiere sólo a la naturaleza, sino a todo ambiente en que se mueve el ser humano. Y es entonces cuando dijo que la persona humana está en peligro, por cuestiones económicas, éticas y antropológicas. No dijo nada de “lucha de clases”, y habló -con estilo nuevo- de cosas en las que la Iglesia viene insistiendo desde hace mucho. Estas son algunas de las palabras que dijo en aquel discurso:

«”Cultivar y custodiar” [la Creación] no comprende sólo la relación entre nosotros y el medio ambiente, entre el hombre y la creación; se refiere también a las relaciones humanas. Los Papas han hablado de ecología humana, estrechamente ligada a la ecología medioambiental. Nosotros estamos viviendo un momento de crisis; lo vemos en el medio ambiente, pero sobre todo lo vemos en el hombre. La persona humana está en peligro: esto es cierto, la persona humana hoy está en peligro; ¡he aquí la urgencia de la ecología humana! Y el peligro es grave porque la causa del problema no es superficial, sino profunda: no es sólo una cuestión de economía, sino de ética y de antropología. La Iglesia lo ha subrayado varias veces; y muchos dicen: sí, es justo, es verdad… Pero el sistema sigue como antes, pues lo que domina son las dinámicas de una economía y de unas finanzas carentes de ética. Lo que manda hoy no es el hombre: es el dinero, el dinero; la moneda manda. Y la tarea de custodiar la tierra, Dios Nuestro Padre la ha dado no al dinero, sino a nosotros: a los hombres y a las mujeres, ¡nosotros tenemos este deber! En cambio hombres y mujeres son sacrificados a los ídolos del beneficio y del consumo: es la “cultura del descarte”. Si se estropea un computer es una tragedia, pero la pobreza, las necesidades, los dramas de tantas personas acaban por entrar en la normalidad. Si una noche de invierno, aquí cerca, en la vía Ottaviano por ejemplo, muere una persona, eso no es noticia. Si en tantas partes del mundo hay niños que no tienen qué comer, eso no es noticia, parece normal. ¡No puede ser así! Con todo, estas cosas entran en la normalidad: que algunas personas sin techo mueren de frío en la calle no es noticia. Al contrario, una bajada de diez puntos en las bolsas de algunas ciudades constituye una tragedia. Alguien que muere no es una noticia, ¡pero si bajan diez puntos las bolsas es una tragedia! Así las personas son descartadas, como si fueran residuos.”

12. “Luchó contra el abuso a menores: En los últimos años la Iglesia ha sido el centro de atención en asuntos relacionados con la pederastia y el abuso a menores. Este Papa fue el primero en actuar con mano dura y firme frente a estos casos. Montó un comité para perseguir estos casos y cambió la ley del Vaticano para establecer los actos de pederastia como crímenes.”

No entraré a juzgar el tema directamente, sólo decir que un solo caso de pederastia ya es un horror. Pero respecto a la Iglesia, los grandes medios de comunicación exageran cifras y actitudes, presentan el celibato como causa evidente, pintan al Vaticano como refugio de violadores, y ocultan que la pederastia es mucho más frecuente en entornos familiares, escolares y sanitarios. Aun así todo esto tiene su lado bueno, porque evidencia que de la Iglesia se espera un comportamiento ejemplar. Pero se está falseando la realidad cuando se la presenta como un nido de víboras. Ya llevamos en la parroquia varias pintadas borradas al respecto en la fachada.

Por aportar algún dato, cito sólo un ejemplo (tomado de este artículo con cifras reales e iniciativas y documentos de la Iglesia sobre el tema) para que puedas comprobar que el modo de informar de este tema es sesgado y exagerado: «La realidad es que en los EE.UU. (estudio del año 2004 del John Jay College of Criminal Justice), los sacerdotes acusados de efectiva pedofilia en 42 años fueron 958, 18 por año. Las condenas fueron 54, poco más de una al año (los sacerdotes y religiosos en los Estados Unidos son alrededor de 109.000). Durante el mismo período hubo 6.000 condenas a profesores de gimnasia y entrenadores, declarados culpables de ese delito por tribunales de los EE.UU.» Un horror, pero muy lejos de la existencia de la pederastia eclesial generalizada que se nos pretende hacer creer que existe.

El Papa Francisco no es el que “luchó contra el abuso de menores” en la Iglesia. Él lucha como ya lo hicieron anteriores papas, como Juan Pablo II y, sobre todo, Benedicto XVI. Y tampoco ha sido el primero en actuar con mano dura, ni el que ha decidido que ahora la pederastia es un delito.

El primer documento de referencia es la instrucción Crimen Sollicitationis (de 1922 y nuevamente propuesto por Juan XXIII en 1962), que llama a la pedofilia “crimen pessimus” y recuerda la obligación de denunciarlo. Otro documento a modo de ejemplo, es De delictis gravioribus, (de Joseph Ratzinger y Tarcisio Bertone, en 2001), como aplicación del motu proprio Sacramentorum Sanctitatis tutela  (del Papa Juan Pablo II) que habla sobre la obligación de evitar encubrimientos y corruptelas. Si ha habido encubrimientos y omisiones (que los ha habido), se deben a una falta de lealtad a las disposiciones del Papa y del Magisterio.  (leer aquí el artículo completo)

Lo que sí ha hecho el Papa Francisco ha sido crear una comisión sobre los abusos a menores para ayudar al ya existente Centro para la Protección del Menor (CCP), y recordar que «ninguna institución en el mundo ha hecho tanto [como la Iglesia]ante el drama de los abusos sexuales contra menores y, sin embargo, es la única que es atacada.» (en esta entrevista)

13. Condenó la violencia de la guerra de Siria: Dijo: “Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz. Queremos que en nuestra sociedad destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la paz. Nunca más la guerra”. También dijo: “Mi corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en Siria y angustiado por los dramáticos desarrollos que se presentan”

Evidentemente el Papa condena la guerra y la violencia, como otros Papas testigos de conflictos bélicos. ¿Acaso esto es llamativo? Con el conflicto sirio lo hizo en el ángelus del 1 de septiembre de 2013, utilizando palabras claras y contundentes (leer aquí), como «¡Guerra llama guerra, violencia llama violencia!» o «Exhorto a la comunidad internacional a hacer todo esfuerzo para promover, sin demora, iniciativas claras por la paz en esa nación, basadas en el diálogo y la negociación.» Lo novedoso fue que, además, convocó a toda la Iglesia a unirse en una misma jornada de ayuno y oración por la paz en Siria.

14. “Donó a caridad los bonus de los empleados del Vaticano: Cuando se escoge un nuevo Papa, los empleados del Vaticano recibían un bonus. Esta vez, el Papa dirigió el dinero a caridad.”

Cuando se celebra un cónclave para elegir un nuevo Papa, los empleados vaticanos han de hacer muchas horas extraordinarias, horas que, lógicamente, son pagadas. No se trataba de un regalo ni un premio porque hubiera un nuevo Papa (que es lo que da a entender el texto), sino de pagar en justicia las horas extras añadidas a su horario laboral.

Efectivamente, el Papa tomó la decisión de dedicar ese dinero a obras de caridad (no ha trascendido en cuáles, pero es de suponer que se donaría a obras de Cáritas, igual que hizo con el beneficio de la subasta de la moto citada anteriormente).

Así agradeció el Papa a los empleados su gran labor en el tiempo de Sede Vacante, en la elección, y en la puesta en marcha de su pontificado (12-abril-2013):

«¿Por qué estoy aquí hoy? Para agradecerles, porque sé que en estos días – mañana es un mes (desde su elección) – ustedes han trabajado más, incluso tantas horas de más, y eso no se paga, porque han trabajado con el corazón y esto sólo se paga con un ‘muchas gracias’, ¡pero también de corazón, eh! Por esto he venido a saludarlos y a agradecerles, a cada uno, todo este trabajo que han hecho. Muchas gracias, de corazón. Muchas gracias.»

15. “Declaró que que la Iglesia estaba demasiado obsesionada con el aborto, el matrimonio gay y la anticoncepción: Dijo que la postura de la iglesia frente a estos temas estaba tomando un aire de obsesión. También criticó a la iglesia por poner los dogmas por encima del verdadero amor y priorizar las doctrinas morales antes de servir a los pobres y los marginados.” 

Efectivamente, el Papa NO dijo nunca estas palabras. De nuevo otra manipulación. Se supone que esto está tomado – o inspirado- en la extensa entrevista que el padre Spadaro hizo al Papa Francisco el 19 de agosto de 2013. La entrevista íntegra (unas 25 páginas) fue publicada en la revista la revista La Civiltá Cattolica –una publicación revisada por la Secretaría de Estado del Vaticano– y los medios de comunicación seleccionaron  y manipularon algunas frases. Conseguían así presentar al Papa como contrario a los movimientos pro-vida y pro-familia. Pero nada más lejos de la verdad.

El Papa dijo que hay que continuar hablando de las cuestiones referentes al aborto, la homosexualidad y los anticonceptivos pero dentro de un contexto, y no insistir sólo en estos temas, pues la riqueza de la enseñanza dogmática y moral de la Iglesia es mucho más grande. Lo que hicieron los medios fue tomar la idea del “no podemos seguir insistiendo sólo en estos temas, hay muchos más” y cambiarla por un “no podemos seguir obsesionados con el aborto, el matrimonio gay y la anticoncepción”, utilizando una frase que aparece más adelante.

Éstas fueron las palabras exactas y auténticas del Papa:

«No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible. Yo no he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto. Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar.
Las enseñanzas de la Iglesia, sean dogmáticas o morales, no son todas equivalentes. Una pastoral misionera no se obsesiona por transmitir de modo desestructurado un conjunto de doctrinas para imponerlas insistentemente. El anuncio misionero se concentra en lo esencial, en lo necesario que, por otra parte es lo que más apasiona y atrae, es lo que hace arder el corazón, como a los discípulos de Emaús.
Tenemos, por tanto, que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio. La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Solo de esta propuesta surgen luego las consecuencias morales.»

16. “Animó a la cooperación entre Cristianos y Musulmanes: A la hora del rezo del Ángelus, el Papa proclamó su respeto al fin del Ramadán y animó a cristianos y musulmanes a trabajar conjuntamente para lograr amor.”

Todos los años el el Papa, a través del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, escribe un mensaje de afecto y cercanía a la comunidad musulmana ante el final del Ramadán. Pero el pasado agosto de 2013 el Papa quiso leer este mensaje públicamente en el rezo del Ángelus. Evidentemente, habló de que debemos trabajar juntos, pero no para lograr “el amor” (palabra que, por cierto, ni aparece en el texto) sino el bien, y les lanzó unas cuantas indirectas muy directas sobre el respeto mutuo (no hay que olvidar que en muchos países musulmanes, los cristianos son perseguidos incluso hasta la muerte). Entre otras cosas, el mensaje decía:

«Es para mí un gran placer daros mis felicitaciones con motivo de la celebración del ‘Id al-Fitr, que concluye el mes del Ramadán, dedicado principalmente al ayuno, la oración y la limosna. […] Estamos llamados a respetar en cada persona es ante todo su vida, su integridad física, su dignidad y los derechos que de ella manan, su reputación, su propiedad, su identidad étnica y cultural, sus ideas y sus decisiones políticas. […] Estamos llamados a respetar la religión del otro, sus enseñanzas, símbolos y valores. Un respeto especial se debe a los líderes religiosos y los lugares de culto. ¡Cuánto dolor causan los ataques a uno u otro de ellos! […] Renuevo mi esperanza de que todos los cristianos y musulmanes sean auténticos promotores del respeto mutuo y la amistad, especialmente a través de la educación.»

17. “Se hizo un Selfie: Quiso formar parte de este selfie. Sin duda, este Papa esta llevando la Iglesia a un terreno mucho más humanos y lleno de cariño.”

El 28 de agosto de 2013, se celebró un encuentro con unos 500 jóvenes italianos de la diócesis de Piacenza-Bobbiom. El Papa les dijo que ellos -los jóvenes- eran buscadores de belleza, profetas de bondad y tienen sed de verdad. Les pidió que no fueran holgazanes ni tristes y que “hicieran ruido”, que fueran a contracorriente, y que fueran valientes ante una civilización que hace tanto daño con el alcohol y las drogas.

Al final del encuentro dedicó un rato a saludar a algunos jóvenes, y durante ese saludo se hizo una foto con tres jóvenes. Fue publicada por Fabio Ragona en su cuenta de Twitter, @FabioMRagona.

Afirmar que esto demuestra que este Papa es más humano y cariñoso, está muy bien, pero, de nuevo, da a entender que sus predecesores no lo eran. Cosa que no es del todo verdad, claro. Uno puede ser más extrovertido o menos, pero no tiene nada que ver con ser más o menos humano.

18 . “Invitó a estos sin techo a su comidad de cumpleaños: Invitó a estos homeless y a su perro para celebrar su cumpleaños. Compartieron mesa junto a personal del Vaticano.”

El limosnero del Vaticano, con ocasión del 77 cumpleaños del Papa, acompañó a tres indigentes para que participaran en la habitual Eucaristía en Santa Marta, y luego desayunaran con el Papa Francisco. El ministerio del “limosnero” se utiliza en muchas comunidades y órdenes religiosas, y su tarea es la de realizar las obras de misericordia en nombre de la comunidad que le ha designado.

El limosnero vaticano es el Arzobispo Konrad Krajewski. Es él quien recorre las calles de Roma -en nombre del Santo Padre- para ayudar a los pobres. No caigamos en alimentar la fábula que presenta al Papa ayudando de incógnito a los necesitados y llevándolos a su casa. El ministerio de limosnero ha existido siempre desde que empezó a funcionar en los primeros monasterios de la cristiandad.

19. “Dejó que un niño que se le acercó en medio de una celebración se quedara con él para abrazarlo: En medio de una importante celebración, indicó a su cuerpo de seguridad que no quería que se llevaran a un niño que saltó al escenario para abrazarle.”

Durante las palabras que el Papa dirigía a los asistentes al Encuentro de Familias por el Año de la Fe, un niño se escapó de manos de su madre y corrió a abrazarse al Santo Padre. El niño tenía seis años, y era colombiano, adoptado en una familia italiana. Los encargados de la seguridad intentaron devolvérselo a su avergonzada madre, pero al Papa no le molestaba la situación, sino todo lo contrario, así que allí se quedó, y paseó por el escenario, e incluso se sentó en el sitio del Papa. Al final, fue devuelto a sus padres,

La escena circuló por todos los medios de comunicación por lo simpático de la situación. Pero, vamos, que por cientos podemos encontrar fotografías de los papas con niños en situaciones igualmente divertidas.

Olé por este Papa, pero olé también por todos los papas. Olé por Jesucristo, olé por su Iglesia.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Luis Bengoa García dice:

    Dicen que “para muestra un botón”… Me temo que con este “trabajo” (más que artículo”) al autor se le ha olvidado quienes podían ser los destinatarios a quienes iba a llegar. Dudo que alguien no creyente se termine de leer todo el documento (yo lo he hecho).
    Personalmente no me ha descubierto nada, aunque reconozco que aclara algunas cuestiones que ciertamente han sido “trastocadas” por distintos medios, pero… (cabe preguntarse) ¿están haciendo un mal a la Iglesia con esas “lecturas de los hechos o permiten descubrir una forma de actuación, no siempre conocida, de lo que normalmente se hace dentro de esta?
    Ciertamente, demuestran un desconocimiento de la doctrina de la Iglesia, no solo la más reciente, sino de la posconciliar (al menos), pero también es cierto que dudo que pretendan desprestigiar la labor y acciones de los anteriores Papas y sí más el querer destacar eso que no eran capaces de ver en aquellos y sí son capaces de detectar en SS Francisco. A nadie se nos puede escapar que en pocos días SS Juan Pablo II va a ser canonizado y no he visto ni oído a ningún medio criticar esa situación (pese al poco tiempo que ha pasado desde su muerte). Es más, entiendo que tal cual era visto, a nadie le extraña; como a nadie le extraña que le llamasen el Papa de los jóvenes…
    Entiendo que hay un trabajo importante en el estudio realizado sobre el papa Francisco, pero más parece (a o largo del mismo) que se pretende “ningunear” o disminuir la importancia de muchos de esos gestos realizados por él que el de clarificar que esa es una actitud claramente continuista de los que la Iglesia viene predicando y haciendo desde siempre y, de manera especial, desde el Concilio Vaticano II. Es más, pienso que si algún no creyente lee entero el documento (que no me atrevo a llamar “artículo”), es muy posible que sea esa la conclusión que saque… bueno, un no creyente o cualquier católico que no tenga una formación permanente y profunda (desgraciadamente, la mayoría). Además, como ya he dicho, dudo que llegaran a completar la lectura.
    Desde mi humilde punto de vista (y con lo que me estoy alargando, estoy cayendo en lo que critico), este documento puede servir como documento base para un estudio de nuestro actual Papa en un encuentro de Formación de cualquier grupo o Asociación de Iglesia que, en esos momentos, quieran profundizar en la figura del Papa Francisco y su labor renovadora en la Iglesia… Desde ese punto de vista, muchas gracias por el muy buen trabajo realizado. Si lo pretendido era llegar a un elevado número de personas (de cualquier creencia religiosa o condición social), entiendo que con alguno de los ejemplos de entre los expuestos habría bastado y, de esa forma, serían muchos más los que habría terminado la lectura del “extenso” documento y, con ello, sí se habría podido conseguir el objetivo de demostrar que este nuestro actual Papa no deja de ser “uno más” (dicho en sentido positivo y en el contexto del documento), con la diferencia carismática de ser Jesuita y haber sido educado en un ambiente salesiano (entre otras cosas).
    Termino con mi deseo de que nuestro quehacer cotidiano sea destacado por quienes tenemos a nuestro alrededor, como luz que ilumina su caminar, por ser ejemplos vivos de la Palabra y, por lo tanto, transmisores de la alegría y el amor que Jesús nos invita en su Evangelio, como medio de participar en la construcción del Reino (aunque les parezca que somos los primeros o los únicos).
    Mil disculpas y un fuerte abrazo en el Señor. Que nuestra Madre nos acompañe y auxilie siempre.
    Juan Luis Bengoa, sc

    1. Abraham+ dice:

      Pues sí, ha salido largo sí. Pero es lo que he podido hacer. ¡Cada punto se merecía un post distinto! Felicidades por conseguir leerlo entero, jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s